Filtros genéricos
Buscar por título
Buscar en el contenido

El Rincón del Emprendedor

Información útil para emprender en Molina de Segura - preincubación de ideas emprendedoras

Si está pensando en ser autónomo o montar una empresa, le ofrecemos la información y el asesoramiento necesario para los primeros pasos necesarios, con el fin de apuntar al sector o segmento de negocio más acertado para cada personalidad o para cada preferencia.

  • Asesoramiento individualizado para la creación de empresas: Este servicio está dirigido a todas las personas que tienen una idea empresarial o que desean tramitar la puesta en marcha de una empresa, tratando desde la formulación inicial de la idea de negocio hasta su constitución final. Disponemos de profesionales que ofrecen apoyo técnico sobre el plan de empresa, los aspectos jurídicos, financieros y fiscales, la seguridad social, la contratación, las normativas específicas de la actividad, las líneas de financiación o las subvenciones y ayudas para el inicio de una actividad. Nos apoyamos en los servicios de la administración local; Oficina de Empresas, Concejalías de Empleo, de Industria y Aperturas, de Urbanismo, de Medio Ambiente o de Vías Públicas, y en otras organizaciones colaboradoras; como OMEP, INFO, CRUZ ROJA, PROYECTO ABRAHAM, etc.
  • Licencias y requisitos legales para el inicio de actividad en el municipio de Molina de Segura: Cuando usted quiera abrir su negocio ha de tener en cuenta que tiene que cumplir con diferentes aspectos normativos, como son la autorización para desarrollar la actividad en establecimientos (Local, oficina, nave, centro de actividad, etc.) y la autorización para realizar obras de acondicionamiento y edificación. Hay que conocer la normativa municipal aplicable a los diferentes supuestos como licencias, convocatorias y gestiones.
  • Punto de Atención al Emprendedor (PAE): Un servicio de apoyo constante para la constitución e inicio de actividad constituido por el Instituto de Fomento de la Región de Murcia. Además, a través de la tramitación telemática es posible realizar todos los trámites de constitución necesarios para la creación de una S.L o de un empresario individual.
  • Centro de Nuevas Empresas: Apoya los proyectos empresariales viables y pertenecientes al sector servicios, poniendo a disposición de nuevos promotores empresariales locales municipales a un precio de alquiler bonificado y subvencionado, ubicados en la calle Ceuta s/n del Área Empresarial La Serreta Oeste. Existen a disposición oficinas de 25 m2, y módulos de 50 y 100 m2, según disponibilidad. Estos espacios se solicitan al Ayuntamiento para ser estudiadas las solicitudes y resolver cada caso.
  • Concurso Startup Molina de Segura: Anualmente se convoca el concurso que impulsa a los emprendedores a construir su proyecto de nueva creación y desarrollarlo.

Crear una empresa puede ser una oportunidad para incorporarse al mercado de trabajo o bien para mejorar las expectativas profesionales y personales a través del desarrollo de una idea. También convierte a sus promotores en emprendedores, en el sentido de acometer un proyecto que implica trabajo y normalmente presenta dificultades.

1. FIJARSE EN LOS ERRORES QUE OTROS YA HAN COMETIDO.

No se trata de imitarlos o copiarlos, se trata solo de aprender y no tropezar en los mismos fallos.

2. NO ADMITIR LOS ERRORES

Siempre es difícil admitir que se cometió un error. Los errores sirven para aprender siempre y cuando se empiece por admitirlos para así poder tomar las medidas correctivas a tiempo. Dicen que la diferencia entre el éxito y el fracaso únicamente está en la perseverancia, en realizar una y otra vez el duo prueba – error.

3. NO TRABAJAR EN EQUIPO.

Uno de los errores más comunes es que el emprendedor está tan enamorado de su proyecto que cree que el sólo puede llevarlo a cabo. La humildad en cuanto a los conocimientos es un componente esencial en la personalidad de un emprendedor: conocer las limitaciones y recurrir al asesoramiento de expertos hará que los problemas se resuelvan antes de que sea demasiado tarde. No tiene más éxito quien tiene más conocimientos, sino quien conoce sus limitaciones, porque buscará a otro que se haga cargo de lo que no domina. Hay que aprender a pedir ayuda. En muchas ocasiones el emprendedor se encierra en sí mismo y no puede ver lo que tiene delante de sus ojos, ahí es cuando necesita las opiniones de otros que le hagan ver la realidad, o al menos sus perspectivas. Se necesita siempre una segunda opinión, te hará más fuerte.

4. CONFUNDIR UNA IDEA ORIGINAL CON UNA OPORTUNIDAD DE NEGOCIO

Una idea no es un producto y una idea no es una empresa. Se puede tener una idea muy brillante pero que no tenga aplicación práctica en el mercado. No sólo importan las ideas en sí mismas, sino el llevarlas a cabo de forma exitosa: una idea puede tener varios caminos para ejecutarla, así que hay que analizar lo que ya existe en el mercado y buscar diferenciarnos. Tener una idea y llevarla a la práctica son cuestiones muy diferentes. Todas las ideas innovadoras, aunque funcionan en algunos casos, siempre representan un riesgo. La competencia hoy en día es feroz y sería un error y una pérdida de esfuerzo pensar que con una pequeña innovación en algo que ya existe podría ganar y sobrevivir en el mercado. A veces nos hay que iniciar un proyecto que queremos, sino el que admita el mercado.

5. ENFOQUE EQUIVOCADO EN LOS PRODUCTOS

Si el emprendedor no encuentra ninguna razón para que los compradores se cambien a su producto, lo mejor es que no se meta en el negocio. Sólo hay que vender lo que los clientes y el mercado están dispuestos a adquirir. No se puede creer que el producto se venderá sólo: no basta con tener un buen producto, si bien esto favorecerá las ventas, es necesario realizar una estrategia de marketing para dar a conocerlo y venderlo sobre todo en aquellos productos más innovadores que el cliente no conoce. Si el producto o servicio son buenos, pronto habrá competidores dispuestos a imitarte o superarte. A la hora de desarrollar la actividad hay muchos emprendedores que se dirigen antes al producto que al mercado y no hay que olvidar que el mercado es completamente cambiante y hay una rotación enorme de productos. Si el emprendedor se centra, en el producto y no está preparado para los cambios que se producen en el mercado se corre el riego de fracasar por falta de adaptación.

6. EXCESIVO NIVEL DE RIESGO

Contrariamente a lo que se piensa, los grandes empresarios no tienen tendencia a tomar riesgos considerables. Ellos no temen a los riesgos que pueden controlar, pero nunca estarían dispuestos a apostar todo.

7. EL DERROCHE INICIAL

Una empresa que comienza con equipos y muebles elegantes, lo mejor en infraestructura y sueldos elevados, está abocada a medio plazo a pasar dificultades financieras. Los empresarios más exitosos han aprendido que la falta de liquidez puede ser el cierre, por eso son muy precavidos a la hora de gastar el dinero y van aumentando sus costos a medida que la empresa va progresando. Al principio hay que ser más modesto, aunque ello no implique que haya que ser tacaño a la hora de invertir. No hay que infradimensionar el negocio, la planificación de las inversiones actuales se debe realizar teniendo en cuenta la futura expansión del negocio. Unas inversiones que limiten el crecimiento exigirán en el futuro de excesivas reinversiones.

8. CAPITAL INSUFICIENTE

Existen emprendedores que piensan que se puede comenzar un negocio con un capital por debajo de lo necesario, confiando en las futuras ganancias. En el 90% de los casos, las ventas no alcanzan a presentar el margen de ganancia esperado. Es recomendable empezar con más capital del que se cree se va a necesitar. La falta de liquidez en los primeros meses de actividad del negocio es, desgraciadamente, una realidad a la que se enfrentan la mayoría de los promotores de un nuevo negocio. La razón está en una mala planificación de los ingresos y gastos iniciales por un exceso de optimismo.

9. DEMASIADOS COSTES FIJOS

Hay que reducir al máximo los gastos fijos. Es mejor alquilar, no comprar, hay opciones interesantes como el renting y el leasing. Sólo hay que contratar personal para las actividades necesarias. Frecuentemente el negocio que pasa por dificultades financieras no tiene problemas de facturación, sino de unos elevados costes de estructura o gastos corrientes que afectan al margen de explotación obtenido.

10. DEPENDER DE LAS SUBVENCIONES

Hay que cuadrar las cifras sin tener en cuenta las subvenciones o las potenciales bonificaciones, si luego vienen, mucho mejor, pero no hay que depender de ellas.

11. ERRORES EN LA ELECCIÓN DE LOS SOCIOS

Es mejor estar sólo que mal acompañado. Cuando la química falla entre los socios, el resultado final es el cierre del negocio o en el mejor de los casos la venta de una de las partes. Hay cosas que nunca descubres hasta que no trabajas con tu socio. Y da igual que se trate de una persona a la que conoces desde hace años; incluso si se trata de un familiar o un amigo. La idea de que son mejores y más equitativas las sociedades en las que los socios tienen la misma participación es revaluada y, por el contrario, se considera una trampa, pues la sociedad carecerá de un líder. Hay expertos que consideran que lo óptimo es tener tres partes porque cuando no hay unanimidad en algo, siempre hay uno que pone paz.

12. FIJAR PRECIOS INADECUADOS

La mayoría de los emprendedores confiesa que tienen serias dificultades para poner un precio a sus productos. A veces por desconocimiento de la relación calidad-precio de la competencia, y mucho más a menudo por cierto, complejo de inferioridad, cuando se empieza, muchos terminan poniendo un precio demasiado bajo. Una empresa comienza mal cuando su premisa de ventas consiste en ofrecer precios más bajos que los de la competencia, si eso supone fabricar o servir por debajo de coste. Lo mejor es fijar los precios de acuerdo con el mercado sin sobrevalorar a los competidores.

13. CONOCIMIENTO

Los errores en la investigación del mercado son causas seguras del fracaso. Es fundamental conocer el mercado en el que quiere introducir su establecimiento: tamaño, público objetivo, competencia o cuota de mercado. En muchas ocasiones, el emprendedor ya ha trabajado varios años en el sector, pero muchas veces tiene un conocimiento parcial del negocio derivado del puesto desempeñado en el día a día, pero carecen de una visión global del mercado.

14. NO HACER UN PLAN DE VIABILIDAD

No tener ni idea de los números de mi empresa. El problema para los emprendedores novatos es que hacer un plan de empresa les resulta demasiado complicado, y al final deciden saltarse el trámite. Seguramente sea un error que se pague caro.

15. NO HACER UN BUEN PLAN DE VIABILIDAD

No saber interpretar los números del proyecto. Una proyección es sólo una estimación de la realidad, por lo que cuantos más factores consideremos al realizarla, será menos susceptible de errores. Utilizar datos no realistas, no es mentir a nadie, es mentirse a sí mismo. Un planteamiento defectuoso no puede rescatarse con una buena redacción, pero un buen concepto sí puede destruirse si su redacción no lo comunica en forma apropiada.

Para poner en marcha una empresa, se requiere tener ante todo una buena idea, ese es el secreto. Normalmente se piensa en productos de los que el mercado no dispone, o servicios que la competencia no presta, como punto fuerte a la hora de desarrollar un proyecto. Para convertirla en realidad, el proceso implica necesariamente por una parte, el recorrido a través de una serie de fases hasta llegar al objetivo final, y por otra, la toma de una serie de decisiones como forma jurídica, modalidades de contratación, posibles subvenciones y ayudas a solicitar, teniendo en cuenta una serie de factores básicos de decisión, evitando caer en los 15 errores más comunes de los emprendedores que cometen los emprendedores, a saber:

Por lo tanto, cuando una persona decide emprender una actividad empresarial, lo primero que debe hacer es plasmar su idea en un proyecto, que tiene que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Mercado: Antes de abordar un proyecto es necesario realizar un análisis del mercado con objetividad y realismo tratando de responder a las siguientes preguntas sobre el proyecto: ¿se encuadra dentro de un mercado en crecimiento? ¿Pertenece a un sector innovador? ¿Existe mucha competencia en el mercado al que se va a enfrentar?
  • Problemática administrativa: Otro elemento a tener en cuenta consiste en identificar aspectos administrativos como contratos de trabajo, convenios, seguridad social, permisos, impuestos, licencias municipales o seguros.
  • Financiación: Generalmente es el primer obstáculo para comenzar un proyecto empresarial, y por lo tanto constituye un punto vital: ¿Se dispone de recursos propios suficientes? ¿Es necesario acudir a otras fuentes de financiación como créditos o préstamos? ¿Existen medidas de apoyo de las administraciones públicas, a las que se pueda acoger el proyecto?

A la hora de crear una empresa, el punto de partida es encontrar una idea u oportunidad de negocio que justifique afrontar el riesgo y el trabajo de poner en marcha el proyecto. Es conveniente tener en cuenta los siguientes factores de la idea:

  1. La idea debe surgir en el momento adecuado, tienen que existir clientes que demanden el producto o servicio.
  2. La necesidad del producto o servicio por parte de los potenciales clientes se debe mantener a medio plazo. Si sólo es una demanda a corto plazo, la idea no es viable para ser transformada en empresa.
  3. Para poder desplazar a la competencia existente, la idea debe ser novedosa. Nuestro producto o servicio debe proporcionar un valor añadido, algo distinto que proporcione más satisfacción a los clientes.
  4. Por muy especializada que sea nuestra actividad, siempre debe haber un tamaño mínimo de clientes dispuestos a demandar nuestros productos o servicios.
  5. A la hora de buscar ideas, las fuentes más usuales donde encontrarlas son:
    • Nuestro entorno personal: debemos analizar nuestra experiencia laboral, nuestros conocimientos y aficiones.
    • Nuestro entorno cotidiano: ¿Qué productos o servicios no disponibles en mi zona de residencia suelo demandar con cierta frecuencia?
    • El análisis del mercado: prestando especial atención al comportamiento de los consumidores, a sus deseos y gustos en un entorno en continuo cambio.
    • El análisis de los negocios existentes: asistencia a ferias, congresos, contactos, tratando de mejor los procesos existentes de fabricación, distribución, promoción y servicio posventa.
    • La lectura: revistas especializadas, estudios y estadísticas.
    • El análisis de los sectores emergentes o en crecimiento, así como de los sectores desregulados abiertos a nuevas ideas.
  • NÚMERO DE SOCIOS
    1. Ayuda a decidir entre promover el proyecto como empresario autónomo, o a través de una sociedad.
    2. A partir de 1 se puede elegir entre empresario autónomo y sociedad unipersonal, de responsabilidad limitada o anónima.
    3. Determinadas sociedades necesitan un número mínimo de socios:
      – Sociedad civil: mínimo 2.
      – S.L.: mínimo 1.
      – S.A.: mínimo 1.
      – Cooperativas: normalmente el mínimo son 3 socios trabajadores, pero depende de la comunidad autónoma.
      – Sociedades laborales: mínimo 3 socios: 2 socios de trabajo y 1 de capital.
  •  CAPITAL SOCIAL
    1. Determinadas sociedades exigen un capital social mínimo al constituirse: S.L. 3.000 euros y A. 60.000 euros.
    2. En las sociedades mercantiles, incluidas las cooperativas, la aportación al capital social determinará el límite de la responsabilidad de los socios y el ejercicio de sus derechos económicos y políticos.
    3. Determinadas actividades con regulación específica requieren la aportación de un capital mínimo o la constitución de una fianza
  • RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL
    • Operar a través de una sociedad mercantil permite a los socios limitar su responsabilidad patrimonial al capital aportado, de manera que su patrimonio personal no quede comprometido por la marcha del negocio. Esta posibilidad se abre a los empresarios autónomos mediante la constitución de una sociedad unipersonal limitada o anónima.
  • INVERSIÓN NECESARIA Y FINANCIACIÓN

Antes de acometer el proyecto, el emprendedor debe tener clara la financiación de la inversión inicial. Es recomendable que la aportación de los socios a la financiación del proyecto debe ser como mínimo del 30%. Las entidades de crédito no suelen conceder préstamos a empresas de nueva creación sin avales o garantías. Jamás hay que computar las posibles ayudas públicas como medio de financiar la inversión inicial.

  • PERSPECTIVAS DEL DESARROLLO DE NEGOCIO

Es importante analizar si interesa limitar el acceso de nuevos socios o si, por el contrario, la empresa tiene vocación de expansión. La elección de una forma jurídica por el hecho de que sea más barata o más sencilla puede limitar o impedir futuras ampliaciones del negocio o su propia operatividad.

  • TRABAJO DE LOS SOCIOS EN LA EMPRESA Y RÉGIMEN DE SEGURIDAD SOCIAL

Si los socios van a trabajar en la nueva empresa, puede constituirse una sociedad laboral limitada o anónima siempre que haya un mínimo de tres socios, de los que al menos 2 sean socios trabajadores. Los socios trabajadores de las cooperativas pueden elegir entre el régimen de autónomos y el régimen general, y en los demás casos, los socios trabajadores deberán cotizar como autónomos. En caso de sociedades de profesionales cuyos socios dispongan de una Mutualidad propia, estos pueden elegir entre cotizar a la Seguridad Social o a su Mutua Profesional

  • BONIFICACIONES EN LAS CUOTAS DE AUTÓNOMOS

También hay que considerar la existencia de tarifa plana y bonificaciones en las cuotas mensuales de autónomo a pagar a la Seguridad Social. Normalmente las bonificaciones existentes son para empresarios individuales, sociedades civiles y cooperativas de trabajo asociado.

  • TRABAJADORES A CONTRATAR

La contratación de trabajadores incrementa los costes de la actividad y el riesgo empresarial. En el caso de sociedades laborales, el número de horas trabajadas al año por los trabajadores no socios con contrato indefinido, no puede ser superior al 15% de las realizadas por los socios trabajadores, ni del 25% en empresas con menos de 25 trabajadores.

  • ACTIVIDAD A REALIZAR

En caso de que la actividad a desarrollar sea de tipo profesional y esté regulada por el correspondiente Colegio profesional, hay que averiguar si las normas de éste impiden o limitan la constitución de sociedades de responsabilidad limitada por los profesionales.  Hay actividades que exigen una determinada forma social o una determinada autorización administrativa.

  • RÉGIMEN FISCAL

Los emprendedores que gestionen su proyecto como empresarios autónomos deberán estudiar si les interesa más la estimación directa o el sistema de módulos, que es la estimación objetiva. Conviene estudiar las ventajas fiscales que reportan determinadas modalidades societarias.

  • SUBVENCIONES PARA LA CREACIÓN DE EMPRESAS

A pesar de que no pueden computarse para financiar la inversión necesaria, merece la pena informarse sobre las ayudas públicas existentes, sobre todo si la inversión se realiza en el medio rural o en una zona de incentivos regionales.

  • REQUISITOS DE CONSTITUCIÓN

Aunque los trámites de constitución de una sociedad mercantil pueden parecer farragosos frente a los de una sociedad civil, hay que plantearse si ésta nos permitirá ser operativos a largo plazo, ya que al margen del problema de la responsabilidad personal de los socios de una sociedad civil y del régimen obligatorio de atribución de rentas, una sociedad civil constituida en contrato privado no puede adquirir inmuebles.

  • ¿QUÉ ES UN DAFO?

El DAFO (iniciales de Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) es una herramienta que permite al empresario analizar la realidad de su empresa, marca o producto para poder tomar decisiones de futuro.

El DAFO puede ser un buen comienzo cuando nos planteamos un nuevo proyecto empresarial ya que ayuda a establecer las estrategias para que éste sea viable. Además, se puede convertir en una herramienta de reflexión sobre la situación de una empresa ya creada. El análisis DAFO se divide en dos partes:

Análisis interno: (Fortalezas y Debilidades)

En esta fase se realiza una fotografía de la situación de la empresa o proyecto empresarial considerando sus Fortalezas y sus Debilidades.

Análisis externo: (Amenazas y Oportunidades)

Tanto las Amenazas como las Oportunidades pertenecen al mundo exterior a la empresa, pero deberían ser tenidas en cuenta bien para superarlas, en el caso de las amenazas, o bien para aprovechar las oportunidades que brinda el mercado exterior.

Una vez realizado el análisis, es necesario definir una estrategia que lleve a potenciar las fortalezas, superar las debilidades, controlar las amenazas y beneficiarse de las oportunidades.

  • ¿PARA QUE SIRVE UN DAFO?

El DAFO puede ser un buen comienzo cuando nos planteamos un nuevo proyecto empresarial ya que ayuda a establecer las estrategias para que éste sea viable. A partir de los datos introducidos en los factores DAFO, se pueden establecer las estrategias más convenientes para el proyecto empresarial. Existen cuatro tipos de estrategias:

Estrategias Ofensivas: Se obtienen relacionando Fortalezas + Oportunidades. Son estrategias de crecimiento: Buscan relacionar los puntos fuertes internos y externos para mejorar la situación. Ejemplo: Si la empresa es líder en un determinado producto (Fortaleza), y sube la demanda (Oportunidad), se pueden emplear estrategias más agresivas de ventas, promociones, etc.

Estrategias Defensivas: Se obtienen relacionando Fortalezas + Amenazas. Son estrategias reactivas: Relacionan los puntos fuertes internos para contrarrestar las amenazas externas. Ejemplo: Si la empresa es líder en un determinado producto (Fortaleza), y baja la demanda (Amenaza), se pueden crear productos nuevos, bajar precios, etc.

Estrategias Adaptativas: Se obtienen relacionando Debilidades + Oportunidades. Son estrategias de reorientación: en este sentido, se cambia algún elemento en las debilidades para aprovechar las oportunidades. Ejemplo: Si hay un servicio postventa deficiente, y se detecta que es algo con gran valor en los servicios que se ofrecen, se puede potenciar y crear una campaña publicitaria para divulgarlo.

Estrategias de Supervivencia: Se obtienen relacionando Debilidades + Amenazas. Busca relacionar los puntos débiles internos y externos para conocer la situación de la empresa respecto de la competencia y el mecanismo a utilizar para revertir esta situación. Ejemplo: ante la pérdida de cliente en la empresa y mantenimiento de los mismos en empresas de la competencia, se deberían crear nuevas estrategias de fidelización.

Es un error común confundir estrategias con acciones: Las estrategias no son concretas y pueden incluir una o más acciones.

  • LA HERRAMIENTA

Esta herramienta DAFO tiene el valor añadido, respecto a otras parecidas, de ayudar a priorizar las diferentes estrategias que se puedan crear y ayuda a saber en qué orden deberían llevarse a cabo. De este modo, en función del valor que se asigne a cada apartado al DAFO, las estrategias (que estarán relacionadas con estos valores) tendrán mayor o menor importancia. La aplicación realiza la priorización de forma automática

Esta herramienta requiere, para su utilización, un acceso autenticado ya que permite guardar los DAFO realizados. Los DAFO creados por cada usuario se pueden imprimir, editar, modificar y borrar.

El usuario puede valorar la importancia de cada uno de los factores que componen su análisis, asignando a cada factor una valoración de acuerdo con la relevancia que otorgue al mismo dentro de su proyecto empresarial. La valoración le ayudará a priorizar las diferentes estrategias y determinar el orden en el que debería abordar cada una de ellas. Esta herramienta realizará la priorización de forma automática en función de los valores asignados por el usuario.

Es aconsejable que tanto en el análisis interno como en el externo sea realista y trate de reflejar la realidad de la empresa o del proyecto empresarial, para poder establecer una buena estrategia de actuación. Además, de cara a realizar un análisis más objetivo, puede ser interesante recabar información de lo que otras personas piensan de su empresa o proyecto.

Enlace: https://dafo.ipyme.org/Home